Método

Las mujeres están más cómodas con un ‘blandito’ que con un ‘tableta de chocolate’

No se ligar con 60743

Tengo amigas que no se pueden creer que, hace apenas cinco años, ni siquiera hubieran oído hablar de una app que ahora se ha convertido en imprescindible en su forma de ligar. Pasó el tiempo y, hace unas semanas, de nuevo con el tema Tinder sobre la mesa, mi amigo me contó que se había desinstalado la app, después de algo menos de un año de uso. Y sus razones para hacerlo le recordaron a lo que yo le había contado. Hablamos con él para que nos explique por qué, como hombre y como feminista, acabó sintiéndose mal en Tinder. Cuando Tinder me parecía una buena idea Luis nombre simulado tiene 36 años. Reconoce que al principio fue todo bien. Consiguió bastantes likes y habló con diferentes mujeres. Me cuenta que pasó unas semanas así, chateando con chicas que le parecieron interesantes, hasta que con una conectó especialmente y decidieron quedar.

Usos y costumbres del ligoteo moderno

Te dejamos frases para romper el hielo en la aplicación y poner de biografía. Ya no tienes ninguna excusa. En esta ocasión hemos hecho una recopilación con varias de las mejores frases de Tinder para romper el hielo e iniciar una conversación. Te dejamos a continuación unas cuantas para romper el hielo de la mejor forma.

Los abrazos: la antesala del pagafantismo

Beatriz Serrano BetinaSerrano Dice mi compañero de piso que no todos los hombres habéis sido pagafantas pero que todas las mujeres hemos sido fantainvitadas. Y me lo dice cada mes, después de pagarme el alquiler. No creo que sea así. En Trendencias Macho te decimos cómo puedes evitarlo. El error de ir a tomar poco Tu whatsapp comenzó a sonar cheat urgencia una preciosa tarde de primavera y al coger tu móvil sonreiste como un tonto ante un informe inesperado: era ella y quería beber algo. Te sentías guapo. Y después de elegir tu look frente al espejo como una quinceañera es largar, de probarte un par de camisetas, que todavía sigues siendo heterosexual bajaste a la calle con buenas vibraciones: con las vibraciones del amor.

Cuando Tinder me parecía una buena idea

Por Héctor G. De acuerdo, la locución suena muy rancia, pero hay ocasiones en las que el género masculino se lo curra de verdad a la hora de labrarse su mala reputación. Nos encontramos en un edad en el que los roles que adoptan hombres y mujeres han alterado, lo que conduce a cierta desorientación por parte de algunos varones, que no saben si comportarse como ridículos caballeros protectores defendiendo los viejos títulos o, por el contrario, identificar la igualdad entre géneros con comportarse como un capullo integral. Una de las historias que cuenta la bloguera Lauren Crouch, autora de No Bad Dates, Just Good Stories , en el que recopila algunas de sus experiencias intentando ligar en la noche inglesa, da buena idea de lo que ocurre cuando se impone un criterio económico en las relaciones personales. Al parecer, Crouch había quedado con un hombre para tomar un café y, apenas 20 minutos después —desde después, la cortesía no es su fuerte— este le preguntó si le acompañaba a casa porque tenía que confiar allí un pedido del supermercado.

555556557558559560561562563