Método

1. El placer como sensación vital

Hombre viviendo terapia

Esta voz es una versión actualizada del artículo El placer: perspectiva antropológica y ética publicada en la Enciclopedia de bioética. El placer físico es una sensación correspondiente a una situación positiva —operación, función, evento, estado— del organismo viviente. Se lo puede mencionar también con verbos como gustar, gozar, sentir agrado, disfrutar, etc. Por ejemplo, una persona puede sentirse bien o a gusto mientras pasea, come, hace deporte o descansa. Lo que gusta —el objeto del placer— se dice gustoso, agradable, deleitable. La sensación contraria es el disgusto o desagradoque en su caso extremo es dolorosapor lo que de ordinario placer y dolor se ven como sensaciones físicas opuestas [1]. Pueden usarse de modos variados en distintas circunstancias, no sólo físicas, sino también psicológicas, espirituales, intelectuales, etc.

Tres especialistas desvelan los principales quebraderos de cabeza de ellas cuando se trata de sexo

Es importante diferenciar que tener deseos intensos y frecuentes no es sinónimo de adicción al sexo. Así comenzó la explicación sobre el tema a Infobae el médico psiquiatra y sexólogo Walter Ghedin. La adicción al sexo es un problema psicológico que puede traer graves consecuencias sobre la vida y relaciones sociales de quienes la padecen. Por su parte, Harvey Weinstein cayó en desgracia luego que The Additional York Times y The New Yorker revelaran numerosas denuncias de actrices y ex empleados por acoso, agresión venéreo y hasta violación. Ghedin manifestó que si bien existen abusadores que tienen dificultades para controlar sus impulsos , la mayoría de las personas que tienen adicción al sexo no lo son.

MÁS LEÍDAS EN TENDENCIAS

De acuerdo con Diabetes UK, una estrategia de caridad dedicada a ayudar a las personas que sufren esa achaque en Reino Unido, tanto hombres como mujeres pueden experimentar disfunción sexual causada por factores físicos o por un medicamento que estén tomando o entreambos. De hecho, medicinas contra la boicot alta y la depresión pueden afectar el deseo sexual y la expectación de conseguir un orgasmo. Por eso es importante, preguntarle al médico qué tipo de efectos colaterales tienen las medicinas que te prescribe y qué otras opciones se pueden explorar en caso de que afecten tu cachondez. También es importante conocer que feed enfermedades que afectan el flujo sangriento y la respuesta sexual como la diabetes y las enfermedades del afectividad y del riñón. El no sentirse atractivo o sexy puede estar jugando un papel clave en la faceta cómo abordamos nuestra sexualidad. Como perfectamente lo plantea la publicación de la Escuela de Medicina de Harvard, Harvard Health Publishing , en: 5 cosas que pueden arruinar el buen amor 5 things that can scuttle able sex , la gravedad no es amable con el cuerpo a ley que envejece .

BBC News Mundo Navegación

Un alto deseo sexual nunca debe entenderse como adicción al sexo. Su parecido actual, hipersexualidad, genera confusión entre las personas especialmente deseantes y activas sexualmente. Esta enfermedad, señalada como un fango, aunque habitualmente normalizado y potenciado en el género masculino, se banaliza o critica al mismo tiempo que se contribuye a su adicción en muchas ocasiones. En una formación de administración, varios sexólogos estuvimos hablando sobre el modelo kano, de los años 80, sobre desarrollo de productos y satisfacción del cliente. Aunque resulte sorprendente, levante modelo me conectó con la anexión al sexo. Y esto mismo sucede con las adicciones, incluidas las sexuales.

218219220221222223224225226