Método

Una terapeuta explica cómo es la vida real de los adictos al sexo

Hombre solo durmiendo turca

Deborah Schiller, sexóloga estadounidense explica las claves de esta crónica y devastadora enfermedad Foto: iStock. Pero ahora una terapeuta ha hablado sobre lo que realmente significa tener esta enfermedad, una condición extremadamente seria. Deborah Schiller es la directora del programa de tratamiento de adicción sexual de Pine Grove en Hattiesburg, Mississipi. Escribiendo para 'The cut', explica que las personas piensan a menudo: Oh, suena divertido. Me gustaría ser un adiccito al sexo. No tiene que ser tan malo, algo que dista mucho de la realidad.

Más de Salud

Sangita Myska, periodista de la BBC, ha entrevistado a muchas de ellas. Levante es el caso de una madama en Reino Unido que descubrió por casualidad, después de 20 años de matrimonio, que su marido tenía una vida secreta. Siempre pensé que tenía un matrimonio muy normal. Mi cónyuge era un exitoso hombre de negocios que viajaba mucho por trabajo, así que pasé mucho tiempo sola, criando a los niños, pero él venía a casa todos los fines de semana. Simplemente asumí que era una relación muy normal. Siempre parecía bendito cuando estaba en casa. No tenía ni idea de lo que estaba pasando realmente.

Estas dos actividades van cogidas de la mano y afectan directamente a nuestro bienestar

Los desórdenes del sueño también pueden interferir en el sexo. Los investigadores sugieren que los hombres con síndrome de apnea obstructiva del sueño, una condición que implica que ronquen y tengan dificultades para respirar, tienen niveles menores de actividad sexual, posiblemente porque producen menores cantidades de testosterona. La apnea del sueño también puede incrementar el riesgo de problemas cardiovasculares, que pueden estar relacionados con la disfunción venéreo. Eso es, probablemente, porque una buena noche de sueño nos deja renovados, relajados y llenos de energía… todo lo cual es importante para sentirse sexy. Comer, hacer ejercicio y los niveles de estrés también influencian nuestro comportamiento y rendimiento en la yacija, el deseo sexual y el interés en el sexo. Pero dormir es una de las categorías mayores, en gran medida bajo nuestro control.

341342343344345346347348349