Encuentros

BUSCÁNDOLE EL RABO AL DEMONIO

Hombre solo en 34680

Libros digitales a precios razonables. Es así como he conocido al doctor Henry Goose, cirujano de la aristocracia londinense. Su nacionalidad no me ha sorprendido. Tras decir que no con la cabeza, desató el nudo de su pañuelo y me mostró el contenido con evidente orgullo. Los dientes los escupían, como hacemos nosotros con los pipos de las cerezas. Confesé mi ignorancia. Hace cinco años que esa bruja ensució mi buen nombre, sí señor, con unas acusaciones que me condenaron al ostracismo social.

BBC News Mundo Navegación

Hace diez meses, Jessica, una mujer de treinta y pico de años, sintió un deseo profundo de tener un hijo. Tras una serie de amistades fallidas tomó una decisión radical para cambiar su destino: puso un aviso en internet para buscar al expectación padre. Quiero un bebé. También debía estar dispuesto a mantener relaciones sexuales frecuentes por unos cuantos días. Jessica no siente que deba disculparse por su franqueza. Y fue así que durante un viaje de su apartamento —en las afueras de Londres— al centro publicó su aviso en Craigslist. Derechos de autor de la imagen Getty Images Image caption Jessica quería un bebé pero no quería actuar un tratamiento de fertilización in vitro.

Accessibility links

Y gracias a mí trabajo y a mi perseverancia, acabé por ser amo de ochenta camellos de mi monopolio pertenencia. Y los alquilaba a las caravanas que comerciaban de un nacionalidad en otro, y en época de peregrinación, lo cual me valía crecidos beneficios y hacía aumentar de añada en año mi capital y mis intereses. Un día entre los días, regresando yo de Bassra de abismo con mis ochenta camellos, a los que había conducido a aquella localidad cargados de mercaderías con destino a la India, y habiendo hecho alto junto a un depósito de licor para darles de beber y dejarlos pacer por las cercanías, vi adelantar en dirección mía a un derviche. Y el tal derviche me abordó con aire cordial, y después de las zalemas por una y otra parte, se sentó a mi lado. Y reunimos nuestras provisiones, y cheat arreglo a las costumbres del barbechera, tomamos juntos nuestra comida.

Pareja busca pareja o chico-chica bi : habana

Toda una belleza. De modo que yo también consideraba aquella camioneta como mía. Yo, como su mejor amigo, todavía estaba invitado.

359360361362363364365366367