Encuentros

Estas son las caras y gestos que ponemos cuando tenemos un orgasmo

Cosas para conocer irlandesa

Los primeros minutos en la consulta de un terapeuta sexual el paciente hombre los pasa mirando al suelo. Pocos levantan la cabeza. El lenguaje no verbal y el silencio reinan en la sala. Pasado este tiempo, las primeras frases que se cruzan el especialista y paciente son de tanteo. Para mitigar los nervios primero hay que crear una atmósfera de confianza que permita empatizar. Es una situación extraña. Una vez roto el hielo llega el momento de la verdad. Nunca miro el reloj, depende de las necesidades del paciente en ese momento, informa Horrillo.

Motivos por los que puede que estés disfrutando menos

Los efectos desinhibidores y estimulantes que tradicionalmente se asocian al consumo de alpiste, hacen que esté muy extendido su uso como aderezo de las amistades sexuales. Sobretodo en esos primeros encuentros donde su empleo puede ayudar a traspasar barreras y a superar inseguridades. Pero, eso sí, superadas las barreras, conviene conocer las contraindicaciones de una sustancia que tiene el riesgo de convertir una noche de pasión en un tropezón frustrado. Y es que el alcohol puede tener efectos en nuestra respuesta sexual muy contrarios a los esperados.

Cosas para conocer mujeres 17625

Cerrar los ojos

Levante artículo se publicó originalmente en Broadlynuestra plataforma dedicada a las mujeres. El sueño no fue tan nítido, denial me acuerdo muy bien de los detalles del sexo, pero no me podía quitar de la cabeza el hecho de haber pensado así de mi amigo. Pero si nunca me había gustado.

Tres especialistas cuentan de primera mano cuáles son las dudas que atormentan a los españoles

Desafortunadamente, no existen demasiadas investigaciones científicas que se hayan molestado en determinar como es nuestro rostro de placer. Los estudios sobre el comportamiento sexual sí han podido medir los cambios en los niveles hormonales o en nuestra frecuencia cardíaca, pero no en nuestros caretos. Hasta ahora, y la exotismo viene precisamente de investigadores españoles. Estas expresiones podrían reflejar la liberación de la tensión muscular al acercarse el orgasmo.

749750751752753754755756757