Delgaduchos

Fue absolutamente horrible : las mujeres a las que la noche de bodas les arruinó sus matrimonios

Hombre de un solo 66734

He aquí cinco de ellos que conviene no cometer en los momentos previos o posteriores al encuentro íntimo. No cene alimentos con demasiada fibra Por muy apóstol de la comida sana que sea, los cereales completos y las legumbres pueden jugarle una mala pasada. De acuerdo, pocas cosas son tan sonrojantes como una sonora ventosidad en mitad de la batalla. Pero a lo hecho, pecho… y sentido del humor. Tampoco se vaya al polo opuesto, las comilonas descomunales provocan el mismo efecto.

Te Recomendamos

Durante el añoestaba inmersa en una investigación sobre la madre homicida y el mito del instinto materno. En ese entonces trabajaba como investigadora para el Sistema Estatal Penitenciario del estado de Sonora en México. El Director estuvo de acuerdo, pero en lugar de darme el medio de transporte que yo solicité para mi traslado, lo que me dio fue un bula oficial donde me nombraba Directora del Penal Femenil de ese lugar. Durante mi investigación y entrevistas con las madres homicidas, la Comandante me informó de un problema difícil que teníamos con las aventuras amorosas de las internas. Así, la Comandante me comunicó que teníamos dificultades debido a las relaciones eróticas, los disgustos, pleitos, amenazas y la escasez de espacio para poner entre ellas una saludable jalón.

MÁS LEÍDAS

Cheat el paso del tiempo se amplió la permisividad moral. Sexo y acidez era parte de la vida política de Roma desde sus inicios. Eneas, el primer patriarca, era hijo de Venus, diosa del amor pasional. Por las venas de los romanos todavía corría la sangre beliciosa de Marte. Rómulo y Remo no habrían salido si el dios de la conflagración no hubiera violado a su lecho, la vestal Rea Silvia. El genuino Rómulo, ya adulto, recurriría a la violencia a la hora de conseguir esposas para sus guerreros, raptando a las hijas de los sabinos. Incluso así, los primeros romanos no se caracterizaron por ser desenfrenados. Pobres y ricos trabajaban el campo, un acomodación agotador que no dejaba mucho acera para la diversión.

653654655656657658659660661